Mi piedra

copy

Mi piedra preciosa es radiante,

está incrustada a mi existencia

Es más fuerte que el diamante,

medidora de experiencia.

Se le antoja al más rastrero,

la respeta el más sincero.

Te la roba el pirata,

la merece el marinero.

Ésa es,

la que se hiende

si nadie la mima,

ni la comprende.

Ésa es,

la que se rompe en mil pedazos

cuando por vaivenes de la vida

recibes mil mazazos...

Mi piedra rota,

hecha añicos,

de repente brota,

en forma de gota

que sale de mis ojos

porque

una sublime belleza

la saca a su antojo

por la melodía

que la transforma

en lágrimas de alegría.