Kaleidoscope

copy

Rosa y verde.

Para luego tornarse en el más intenso rojo.

Enormes círculos rojos donde me sentía protegida.

Rojo, rojo, rojo intensísimo.

Luego todo pasó a un rojo apagado.

Las figuras que antes eran redondeadas

luego se antojaron punzantes.

Picas y rombos de un rojo oscuro

acechaban contra mi alma y mi persona.

Me hacían daño.

Me abrían heridas.

Poco a poco fueron desapareciendo.

Aún queda alguno.

Pocos.

Pero extremadamente dañinos.

Aparecen otras figuras.

Pequeños atisbos de esferas de un hermoso e intenso amarillo.

Curiosos triángulos de puntas redondeadas

de un azul cian profundo.

Siluetas de lo que parecen ser globos de color naranja,

tan alegres que tan solo mirarlos,

entran ganas de vivir eternamente.

Por fin veo el final

de los rombos y las picas de color rojo oscuro.

Ojalá jamás vuelvan.

Ojalá predominen los colores alegres

y las figuras redondas.

Ojalá.

Vuelvo, poco a poco

a dirigir las vueltas

que da mi CALEIDOSCOPIO.